Tag Archives: Leer está de moda

Leave a reply

En efecto, volver a leer lo que en otros tiempos fue un éxito es enganchar con la seguridad de que leerás algo bueno y por lo tanto aprovecharás bien tu tiempo, y saldrás ganando sí o sí por varias razones.

Veamos algunas de ellas:

  1. Una historia escrita, cuando se reedita generación tras generación, normalmente es porque está por encima del orden del tiempo.
  2.  Una historia escrita hace años, y que sigue reeditándose, es capaz de presentarse a cada lector como algo bueno para él sin que los personajes o estilo narrativo influya en la decisión de lectura.
  3. Otra cualidad de las novelas de hace años es que estaban basadas en historias llenas de valores intrínsecos del ser humano y no supeditadas a las modas de hoy o a la censura de lo políticamente correcto. Esta última dice que no gozará de éxito si no se incluyen determinados parámetros ideológicos para parecer que no eres homófobo o islamófobo o que por el contrario comulgas religiosamente con el ecologismo o el feminismo dominante.
  4. Entre las historias publicadas de hace años también verás que son obras transcendentales, es decir, que van más allá de la mera historia y provocan en el lector reflexiones profundas, no solo sentimentalismos pasionales que enferman las verdaderas emociones de la pena o el amor, por ejemplo…
  5. Leer novelas que no sean novedad no es sinónimo de viejo, caduco, retrógrado…, que los críticos de salón se empeñan en señalar socarronamente a los que sencillamente alaban a autores de otras épocas, como si solo existiese en la vida el presente continuo.
  6.  Leer obras de éxito, publicadas en otros tiempos, dice mucho de ti, para empezar que tienes una gran personalidad y que no te dejas llevar fácilmente por el qué dirán.
  7. Porque la literatura nunca muere, porque los grandes autores son universales y han roto la barrera del tiempo, los corazones fríos y las cabezas duras.

propuesta clasicosCautivado por la Alegría (Encuentro). C. S. Lewis cuenta su conversión del ateísmo al cristianismo. Una historia con una carga autobiográfica en la que su capacidad creativa no deja indiferente a nadie, porque si bien la historia es importante para comprender a este ensayista del sigo XX, la manera de exponerla y su capacidad descriptiva es completamente maestra y me atrevo a recomendar a muchos autores modernos a darse un repasito por estas páginas y aprender lo que es la narrativa minimalista y claramente suficiente. En todo caso se trata de una historia “insoportablemente personal” como dijo en cierta ocasión el propio Lewis.

El peregrino ruso (Bendita María) de Anónimo. Si quieres una historia algo subida y en tono espiritual, esta es la novela que debes leer. Se trata del peregrinaje de un personaje por tierras rusas, donde se cruza con caminantes y experiencias diferentes que le hacen ver la gran gloria de la vida y lo cerca que todo está de Dios creador. Una narración que engancha al lector porque, como en casi todas estas narraciones, surgen del interior de la persona donde todos somos tan parecidos. Es consolador ver que hace décadas, en otros mundos y otras culturas, las pasiones y las debilidades humanas son tan coincidentes.

Mariana Sirca (Buey Mudo). Grazia Deledda fue Premio Nobel de Literatura en 1926… Posiblemente la autora más dulce, contando con sencillez lo enrevesado de la vida. Mariana Sirca es una historia de amor de bandoleros, de libertad y de costumbres arcaicas que someten al individuo en las zonas sardas. Una historia que muestra el buen estilo romántico y trágico sin necesidad de caer en lo erotizante de los tiempos que vivimos, donde si no se acude como “argumento de peso” a  lacerantes escenas de sexo, no eres nada… ¡Bueno sí, un estrecho católico represor! En fin… Ahora en serio, si desea volver al buen gusto y a la tensión literaria, no deje de apuntarse esta obra para leer, no en vano tras las páginas de esta obra hay una Premio Nobel.

La piedra lunar (Homolegens) de Wilkie Collins. El propio autor dijo de esta novela que: “Mi meta ha sido señalar aquí la influencia ejercida por el carácter sobre las circunstancias”. Intriga y pasión mucho antes de que llegara a nuestras estanterías el afamado Sherlock Holmes. Collins facturó esta novela de tintes orientales con el glamour británico de la época victoriana. Muy entretenida y es una demostración de novelas de éxito de hace muchos años que no admiten el paso del tiempo.

El hombre que fue Jueves (Sekotia) de G.K. Chesterton. Si hay un clásico reconocido por todos es precisamente Chesterton y de sus obras novelescas -¡y no digamos de los ensayos!- quizá sea esta la que más se ha leído, versionado y “peliculado”. El argumento es sencillo: poli bueno se introduce en una banda de supuestos pretendientes a dominadores del mundo. Sin embargo, es en los diálogos y los razonamientos del narrador donde está la miga de la historia, porque Chesterton, ya lo saben, no daba puntada sin hilo. Pero esta versión de Sekotia aporta una novedad que la hace diferente, y posiblemente insuperable por esto mismo, que está anotada por el gran Martin Gardner, el maestro matemático y biógrafo del autor, que con gran habilidad aporta significados o explicaciones a la obra para que el lector le saque hasta la última gota. Si quiere aprovechar el libro, esta es su ocasión, no la pierda…

Leave a reply

--> El 62,2% de la población se dice lectora

--> El 56% lee por ocio o tiempo libre

--> Las mujeres tienen una tasa de lectura de un 66,5%, frente al 57,6% observado en los hombres

--> Las tasas de lectores son mayores en personas con estudios universitarios

--> El 77,8% son solteros que viven en casa de sus padres   

estudio lectura

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha publicado la 'Encuesta de hábitos y prácticas culturales en España 2014-2015' el pasado mes de septiembre. Los resultados de la encuesta indican que la lectura es una de las actividades culturales más frecuentes, en términos anuales, con una tasa del 62,2%, junto a escuchar música e ir al cine. La población analizada lee al menos un libro al año, cifra que representa un incremento de 3,5 puntos porcentuales respecto a 2010- 2011. Las tasas de lectura anual ascienden muy significativamente al aumentar el nivel de estudios hasta alcanzar, entre aquellos con formación universitaria, el 91,7% en el último año y el 84,1% en el último trimestre. La encuesta investiga el formato de libro utilizado por los lectores anuales: el 59% de la población total analizada utiliza el soporte papel y el 17,7% soporte digital.

Leer documento completo sobre hábitos y prácticas de lectura Fuente de información MEC

2 Comments

BabelLos editores dan vueltas y vueltas en la torre de Babel del sector editorial. La idea es cómo salir del agujero, porque nadie sabe cómo hacer para reactivar un sector tocado profundamente por la caída de ventas y un mercado saturado de novedades incapaz de digerirlo con dignidad.

Que el sector está tocado, es un realidad dolorosa, sobre todo por los que viven en él y de él. Al principio, cuando se negaba la crisis allá por el 2009, las editoriales todavía vivían bien. Luego, cuando era ya tan evidente que no se podía hacer nada excepto hundirlo todo para volver a empezar desde el principio, las grandes vivían de las rentas. Y ahora, cuando la crisis ya no es financiera, si no de consumo, todos nos echamos las manos a la cabeza porque todo está roto y no hay mecánicos lo arreglen. [Las razones de la crisis la traté en otras entradas VER AQUÍ]

Quizá muchos lo han pensado, pero nadie lo dice en alto. Quizá la situación pide a gritos una cura con hemorragia, porque sobre todo la estructura del sector debe cambiar. ¿Puede ser porque muchos quieren seguir viviendo de un libro de 20 euros? Cuando la familia es la misma pero entra solo el 20% de lo que ganaba hace 5 o 6 años, es difícil levantarse de la mesa sin hambre.

Vamos a ver: desde que el autor pone una obra en manos del editor, hasta que un lector toma la decisión de comprarlo, hay al menos un distribuidor, un librero y un transportista que cobran por ese producto, más los costes de fabricación, el % del autor y las necesarias ganancias del editor para seguir pudiendo invertir en nuevos productos. Que no digo que sea injusto, que cada obrero es merecedor de su salario, pero lo que no da más de sí es lo que un libro es capaz de hacer por tantos.

Y si el sector no se renueva en  estructuras y planteamientos de formas en el negocio todos -TODOS- moriremos. Los tiempos cambian que es una barbaridad, y nosotros nos empeñamos en seguir siendo lo que éramos, y no, ¡qué no vamos! que así no vamos a ninguna parte.

vieja librería¿Y qué es lo que yo creo que será tendencia en el plazo de los próximos cinco años?

Pues que los distribuidores quedarán reducidos a unos pocos, enormes y poderosos, para editoriales de gran rotación y el resto de las editoriales medianas y pequeñas, trabajarán directamente con el librero interesado por su fondo e incluso con el particular en directo. Es por esto que algún editor ha desistido ya de trabajar con distribuidores; ¿que venderá menos? (o no), pero lo que vende lo vende y arriesga lo justo en producto, transporte, etc. Da más descuento al librero, pero trabaja en firme. No dudo que ya es una tendencia real en pequeñas editoriales con fondos muy definidos cuyos lectores saben a qué librerías dirigirse para adquirir los textos.

Las tiradas menguarán, sí, aun más, ya que las tecnologías permiten trabajar desde la unidad. Y entonces tocará hacer números muy serios, porque la tarta, cuantos menos libros vendidos, a menos ración toca.

Las novedades sufrirán un importante freno y los editores tendrán que saber discernir con más claridad qué es lo que va ebook, qué serán pedidos por demanda y qué destinará a distribución general o local en formato de papel. Hay una banda más ancha para vender, el mercado es más universal y las puertas son muchas, pero por ellas pasan muchos entrando y saliendo a la vez, y habrá que saber cómo organizar los turnos para atropellarnos.

El autor y el editor se convertirán en un equipo asociado por medio de un contrato que les una en el riesgo mercantil del producto (de hecho, está pasando). Ya no existirá el autor que escribe y mientras duerme le llegan los royaltis. Ahora el autor se convierte en un trabajador de su obra, vinculado a su capacidad comercial, y será él quien se empeñe en que su libro se vea y reconozca a través de presentaciones, entrevistas, remitidos a prensa y críticas literarias que, junto al editor, harán que las redes sociales ardan con su nombre y su título. Y el editor será un agente literario de sus autores, propagador de la distribución, buscando huecos en el mercado donde meter sus títulos, procurando oportunidades al autor. Cada uno en su papel para un proyecto común.

Los acuerdos económicos se revisarán de arriba a abajo: entre el autor y el editor (pago de la edición y cobro de honorarios); los descuentos de  las ventas, si son directas a librerías subirán; si son descargas dónde y cómo; si es por demanda, quién se encarga de suministrarlo; si es el distribuidor habitual, hasta que punto se compromete en la venta del libro, no solo "colocar".

Tiene que desaparecer el sistema de depósito. Es casi el único sector industrial (sino el único) que trabaja de este modo. No puede ser que solo sea el editor quien arriesgue financieramente en el producto. Es un sistema "demasiado cómodo" para todos, menos para quien edita, y que lo que sobra le retorna sin ninguna responsabilidad por aquellos que se hacían cargo comercialmente del producto.

Y por ultimo flexibilizar la Ley del Libro, en lo tocante a dos aspectos: primero, libertad de contrato entre autor y editor, respetándose y dando por valido jurídicamente los acuerdos tomados entre ambos; y segundo, la posibilidad de tocar el precio en libertad de mercado. ¿Por qué si un librero ha conseguido un buen descuento del editor, no puede ofertar al mercado más barato que otros? Sí, lo sé, para muchos es demasiado liberal esta idea, pero pregunten, pregunten a los autores si prefieren vender ejemplares de su título porque alguien puede hacer una oferta aunque gane menos, que por tener un precio "digno" y blindado con una Ley restrictiva vea como los lectores se tiran a otras ediciones de bolsillo, si las hay, claro...

Espero aportaciones, que seguro que las hay y muy interesantes.

1 Comment

Leer está de moda es un proyecto cultural que se lanza desde la librería con el objetivo de promover los libros y la literatura en la red. Gracias al video, se ha conseguido un enorme éxito, con casi de 3 millones de visualizaciones, su traducción a 5 idiomas y más de 50.000 visitas a la web.

Buenísimo vídeo que merece la pena ver. Editado por la web www.popularlibros.com