Con El perro de Ben, segunda entrega de la trilogía Todos lo hicieron mal, presento una nueva etapa en la vida de Jill, la protagonista con la que, junto a mis lectores, andamos un camino en la vida que podría ser la de cualquiera, salvando ciertas distancias personales.

BLOG el perro de ben

Con Tom, el Fuerte (183 páginas)-reeditado en Un libro en el bolsillo- inicié un camino de la mano de un personaje al que poco a poco vas queriendo como a un hijo, yo aún diría más, como a ti mismo. Jill es una criatura que me pertenece, que de alguna forma vive mi vida y a través de ella expongo de manera subconsciente mis filias y mis fobias. Jill es una adolescente en su ciudad, se convierte en una joven con ganas de rehacer su vida. Ahora, en El perro de Ben (331 páginas), dará un brusco salto de la dura vida de adolescente, ingenua y orgullosa a la vez, a la juventud donde pretende rehacer su vida cambiando de escenario, personas y, por lo tanto, descubrirá nuevas circunstancias. Jill quiere un cambio radical que le devuelva los años perdidos.

A raíz de los comentarios que Tom, el Fuerte suscitó en algunos lectores, por escrito y de palabra, decidí prolongar la vida de Jill y escribir una trilogía que contara la vida de una mujer en sus tres principales etapas: adolescencia, juventud y madurez. El perro de Ben es la segunda entrega, la de la juventud, la de abrir puertas a la vida y poner las primeras piedras a la vida que terminarán constituyendo el futuro, la madurez.

Sentido de la obra

El perro de Ben, también publicado en Un Libro en el bolsillo, y que en su momento ya lo dije, y ahora lo repito, no pretende ser un estudio psicológico ni sociológico de la mujer. Solo son tres historias diferentes en las que la protagonista es una misma mujer en diferentes edades de la vida. Por lo tanto no es modelo de nadie, ni pretendo reflejar en ella ningún matiz de la sociedad. Sí quiero, por el contrario, situar al lector ante las grandes pasiones del ser humano: el amor, el odio, las decisiones y sus consecuencias, la buena voluntad y las intenciones torcidas de las que a lo largo de la vida somos receptores o emisores de ellas.

Jill se encontrará con un escenario totalmente diferente, de su ciudad populosa, industrial y cosmopolita, a un mundo salvaje y rural, rodeada de bosques, aire puro, montañas, valles y ríos trucheros -donde descargo mi afición a la pesca a mosca-. Pero también aparecen nuevos personajes y nuevos frentes a los que tendrá que hacer frente. En ellos descubrirá el amor, el interés, el odio y también la difamación. Personajes llenos de vida y tan reales como cualquiera de nosotros, porque todas esas derivadas también se encuentran en nuestro corazón y en el corazón de quienes nos rodean.

A pesar de todo, Jill madurará en la faceta más importante de la persona: el amor. Descubrirá sí o sí que el amor en la mayoría de las ocasiones es un acto de voluntad de querer seguir queriendo. Y en contraposición también descubrirá que el odio es la negación al contrario, casi siempre por intereses personales. No es una novela de moral desde el punto de vista dogmática, sí lo es desde la realidad de que los actos humanos son siempre morales y que por lo tanto tienen consecuencias en uno mismo y en los demás que presento como contravalores.

Como siempre en mis novelas no hay malos malísimos ni buenos buenísimos. Hay personas que actúan según sus criterios personales, casi siempre fundamentados en cómo vivieron ellos su infancia, pero sobre todo por el libre albedrío. No juzgo a nadie, porque considero que todos tenemos derecho, no a una segunda oportunidad, si no a setenta veces siete de oportunidades.

Personajes

A lo largo de la novela nos toparemos con tres hermanos. A pesar de ser de la misma familia, sus reacciones en la vida ante un mismo hecho son muy diferentes. Hay una escena en la que los tres participan de una jornada de río y pesca a mosca. Un ensayo sobre cómo cada uno valoran a las personas, la búsqueda de objetivos y como asumen las consecuencias. Sin duda esta parte de la novela define con claridad a cada uno de ellos y el lector necesitará poco más a lo largo de la historia para saber con quién se enfrenta cada vez que aparece uno de ellos en la escena.

También vemos a dos personas adultas, dos hombres, uno de ellos es un poderoso terrateniente,  otro un pequeño luchador que sobrevive con una gasolinera y un bar como subsistencia de vida. Con ellos reflejo el poder y el sometimiento, también de manera muy clara, en el que el poder no siempre las tiene consigo, aunque casi siempre se salga con la suya. Pero los pequeños del mundo, que somos el 95% de la población, podemos sortear con astucia y tesón las ataduras que pueden imponernos desde arriba, ya sea desde el poder político, social o laboral. ¡Ánimo!

Frente a los hombres, expongo a las mujeres, entre las que integro a la misma Jill ya que considero que la relación de hombres y mujeres son complementarias y por lo tanto hacen círculos de comunidad con sus propias reglas de actuación y reconocimiento mutuo. Está claro que las tramas de actuación entre ellos y entre ellas, son completamente diferentes porque se mueven en esferas mentales distintas: el hombre es más racional y espacial; la mujer más sentimental e intuitiva. Por supuesto, no considero ni mejores ni peores a unos ni a otros, sencillamente son las herramientas con las que todos somos capaces de defendernos o atacar, entre ellos o contra los otros.

Y por fin el perro, el perro de Ben... Un simpático personaje secundario que se convertirá en la correa de transmisión entre unos y otros, especialmente entre Ben y Jill.

Conclusión

El perro de Ben es una novela que se ciñe a la etapa de juventud, es decir, a una etapa intermedia que nos lleva del puro sentimentalismo adolescente a la reflexión racional. Un momento de la vida que planifica nuestro futuro y que por lo tanto nos lleva a tomar decisiones que verdaderamente nos van a afectar en los años venideros. Jill llega Rock Village, pueblecito norteño con la idea de abrirse camino, quizá aborreciendo su pasado, su ciudad natal, incluso sus raíces. Y como todos, llegará a expresar que casi siempre vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer... Pero no tanto por lo que hemos conocido, si no por lo que somos.

Futuro

azul pero azul oscuro PORTADA33¿Qué pasa en el futuro de Jill? En ese espacio de tiempo se centra Azul, pero azul oscuro, la tercera entrega de la trilogía. Una Jill madura pero aún hermosa, con la vida asentada, sin que le falte de nada y sin que nada le sobre, como la mayoría de nosotros. No, no os preocupéis, porque esta tercera entrega seguirá siendo como la vida misma: llena de sorpresas, sobre todo las no planificadas. En septiembre llega Azul, pero azul oscuro, y tengo el placer de adelantaros la portada.

Preocuparse por las raíces no le puede ocurrir más que a alguien que las ha perdido, porque un árbol bien plantado, con raíces profundas, no se interesa por sus raíces, sino por sus frutos que ofrece al sol. Esto lo dice Fabrice Hadjadj en su último libro Puesto que todo está en vías de destrucción, al que todavía volveré a citar alguna vez más.

modernismoEl modernismo que exhiben los llamados progresistas -con todas las prevenciones que me suscitan todos los sustantivos que procuran las terminaciones en “ismos”-, es un comecome que al tiempo que nace muere sin dilación, porque el empeño en ser moderno es una exigencia que algunos quieren para su vida y que requiere vivir un presente en continuo, como si el pasado no existiera y despreciaran el futuro. Ser moderno es tener actualizado el yo en cada segundo, de forma que quien no lo consigue -que es nadie- se convierte en antiguo un minuto después.

Y eso es lo que le pasa a todos aquellos que pretenden innovar en vez de renovar, que está más en la naturaleza del ser humano. La innovación es algo que sucede en la parte artificial del hombre, algo que incluso puede ser accesorio, una verdadera opción de vida (y no otras que nos quieren vender). Sin embargo, la renovación pertenece al espíritu de la intimidad, donde el ser humano decide sobre su estado y hacia dónde quiere ir, independientemente de la profesión, las nuevas tecnologías e incluso las circunstancias, porque la renovación es libertad con uno mismo.

La modernidad, o ser moderno, es cuestionar sobre todo la existencia pasada, pero sin plantearse el futuro. Así todo lo justificamos con el presente, que si no nos gusta, en seguida ya es pasado. Una acción muy a mano cuando hablamos de relativismo puro y duro, o lo que es lo mismo: modernismo puro y duro. En la misma obra de Fabrice ya citada, dice muy acertadamente: El problema de la modernidad no es tanto rechazar el Evangelio como ver evangelios por todas partes. Claro, y así todo vale que al final nada termina valiendo, un cubo de grasa saturada donde se encuentran cómodos, lejos de cualquier compromiso que les ciñan las ideas por las que vivir y con las que vivir.

Dice Nicolás Gómez Dávila en uno de sus escolios: La atomización de la sociedad deriva de la organización moderna del trabajo: donde nadie sabe concretamente para quién trabaja, ni quién concretamente trabaja para él; y tenemos que darle la razón, porque los modernistas que excluyen el capitalismo como forma de vida, aspiran a un mundo neoliberal que excluye al hombre de la sociedad. Así es lo modernista, una contradicción en sí misma, y los liberales conservadores son su acicate, que llaman con desprecio reaccionarios, y claro, con paparruchadas como estas no nos queda otra que serlo. En esta misma línea, otra vez Fabrice, acierta de pleno: …la eficacia y el progreso son criterios esenciales para una modernidad que, por medio de ellos, puede juzgarse objetivamente mejor que todo lo que la ha precedido. Y a costa del ser humano y su negación en pro de la tecnología, la economía y la eficacia. ¡Todo lo que no está en estos parámetros, no existe, o dejará de hacerlo!

He leído esta novela inédita de Pearl S. Buck, editada por sus hijos después de una intensa lucha por los derechos literarios de su madre y la casualidad de haber encontrado el manuscrito en un lugar recóndito e inesperado.

el-eterno-asombroLa maravillosa pluma de Pearls una vez más se deja descubrir tras una historia que dice mucho de ella, porque en sus novelas, Pearl, es transparente y entre sus personajes y los hechos de la trama deja siempre restos de su vida o de personas que influyeron en ella de manera decisiva.

En esta ocasión el protagonista es un niño prodigio y la trama lo conforman el triangulo familiar de padre, madre e hijo.  La novela, que discurre del tirón, sin capítulos, y que recorre la vida del protagonista, Rann (el hijo), desde antes de su nacimiento hasta alcanzar el éxito de la vida.  Se lee fácilmente y envuelve al lector de manera sutil, intrigante pero sin suspense. Se ve que es una novela coral del concepto de la vida según la autora la concibe y posiblemente la vive al final de sus años, que los pasa viuda, rodeada de hijos adoptados y biológicos, pero arruinada a pesar de su éxito literario. Unos años convulsos para ella por los consejos posiblemente interesados de los editores, algunos familiares y amigos que la llevaron  tomar algunas decisiones quizá erróneas, pero eso no viene a cuento ahora.

Debo avisar que esta novela, si no fuese quién es la autora y no estuviera escrita cuando se escribió, hoy sería tachada de reaccionaria y silenciada por el establishment global y dominante del ojo igualitario del Gran Hermano, que pretende imponer un mundo distinto al conocido hasta ayer. Y digo esto porque Pearl hace unos enfoques de la vida, del matrimonio y la identidad sexual que hoy a muchos les llevará a los diablos, pero que justificaría con una bonachona y sonriente mueca de "Pobre Pearl, no sabía nada de esto".

Para empezar la figura del padre es 100% heteropatriarcal, ¡para qué queremos más hoy en día! Profesor de uiversidad, dirige la mentalidad del hijo y le dice a su esposa lo que debe hacer. La mujer, una madre abnegada trabajadora del hogar (o sea, perdiendo el tiempo según las feministas), sumisa al marido hasta más allá de la muerte y dependiente del afecto del hijo; y  Rann, el hijo, "macho", listo, exitoso y dominando en el amor, bueno claro y acogiendo a su pobre madre que no sabe qué hacer sin él. ¿No me digas que según los orientadores sociales de hoy no es aborrecible?

Otro ejemplo es la explicación que la madre da a hijo sobre los homosexuales... Dice Sue, la madre, a Rann, después de que un profesor tratara de abusar de él... Bueno, lo mejor es que lo leas y saques tus propias conclusiones:pagina-de-el-eterno-asombro

Volviendo a la parte literaria, me parece que es una autora que en sus novelas transmite paz, a pesar de que lo que cuenta en ocasiones es violento. Pero es que tiene una forma tan amable de escribir que el balance final del lector es siempre de una agradable rato de lectura. Cuando escribí sobre La buena tierra ya lo dije y también declaré mi amor por esta autora.

Tiene una mágica forma de definir a los personajes. Cada uno en su papel no traicionan en su personalidad. Son lo que son y los lectores no se ven sorprendidos por problemas de esquizofrenias, a no ser que debieran serlo, que entonces serían fieles a  su papel. No defraudan ni en su forma de hablar ni en sus reacciones. No son personajes que entran en tu vida como un autoinvitado que coge las cervezas de tu nevera y pone los pies en la mesa del salón y te pregunta "¿Qué tal todo"?

Además de los personajes, también es una magnifica narradora. Con un lenguaje sencillo crea escenarios maravillosos que incluso para los que desconocemos los cuadros se terminan convirtiendo en espacios familiares. Al final de cada capítulo, cada novela, es fácil volver a aquel lugar y seguir el hilo de su historia porque tú estuviste allí, eras un personaje más, quizá solo un mirón casual, pero te has terminado convirtiendo en uno más aunque no cuentes ni un pimiento en la historia.

Y por último, la creación de historias, que tiene la originalidad de contar lo cotidiano. Creo que por eso engancha. Todo  se hace cercano y los lectores nos hacemos hueco enseguida en la fila cero porque de una manera u otra cuenta cosas que vivimos aunque no las conozcamos. Es desde luego la antípoda de la narrativa de los gurús actuales, que a veces son demasiado rebuscados en las historias para destacar y ser a la fuerza originales. Es precisamente esa escritura forzada, apalancada a base de firma, sello editorial y marketing la que hace que al final sean historias que funcionan en diente de sierra, de picos elevados en ventas y caídas vertiginosas en el olvido, porque no dejan poso, y creo que una novela que no deja algún recuerdo en el lector (de la historia o de las sensaciones que produjo al leerla), es una novela perdida. De esas hay muchas.

La lectura de novelas tiene como objetivo salir de uno mismo y entrar en el mundo imaginario de lo ajeno (el autor) y viajar con él a lugares nunca soñados.

Hay novelas de cine y cine de novelas. Novelas para leer y no contar. Novelas que las cuentas mientras las lees. Y novelas que te llegan al corazón y no quieres que salgan de allí... De estas es de las que quiero hablar, de las que se quedan a vivir para siempre con nosotros. ¡Ahora!, es de buen amigo avisar que estas novelas, esas que te llegan al corazón, no son solo las románticas ni las sensibleras... Es más, casi que no son esas. Cualquiera que te mueva por dentro, que te interpele, que hace que te preguntes por lo que nunca habías hecho, esas son las novelas que te llegan al corazón y se queda para siempre.

obra-suspendida-evelyn-waughObra suspendida (Treviana) Evelyn Waugh. Este autor comenzó a escribirla, y estaba tan ilusionado con ella que siempre dijo que era lo mejor que había escrito en toda su vida... Luego se cansó y la dejó a medias. Ahora se explica el título de esta "obra suspendida"... Pero no fue tiempo perdido. Seguramente, sin él saberlo, se trataba de la semilla que terminó de germinar la más famosa de sus obras: Retorno a Brideshead que ha dado la vuelta al mundo y que además terminó convirtiéndose en una de las series televisivas más vistas en el mundo entero. Volviendo a Obra suspendida, está publicada en un curioso formato que la hace si cabe más excelsa, porque la encontrará en el reconocido formato Moleskine y tratado como librito de viaje, de esos que no ocupan lugar en la maleta y hace las delicias de quién la lee y a los que miran lo que lee. Esta pequeña joyita de la extinta editorial Treviana, hizo una breve colección en ese mismo formato que solo podrá encontrarlo en Criteria CLub de Lectores y que recomiendo vivamente que al menos sepan de su existencias. Bueno, y ya que pasaba por aquí, de este mismo autor también recomiendo Merienda de Negros (Anagrama) otra joya que no debemos dejar pasar como si del viento se tratara.

lo-que-vi-en-americaLo que vi en América (Renacimiento) G. K.Chesterton. Sí, es verdad, no es una novela propiamente dicha, pero que sin embargo es un libro de viajes muy al modo de Chesterton, lleno de pincelada locas y observaciones istriónicas amasadas con la profundidad del pensamiento único de este gran (grande en todos los sentidos) autor. Es un libro que hay que asumir como una historia irrepetible, que nos dejará un poso agridulce, máxime cuando lo que cuenta es de las América de los años 20 y nos obliga a comparar con nuestro tan maltratado siglo. Pero quedarse con Chesterton con una sola de sus obras es faltar a la justicia y al sentido común, y dar un repaso a otros de sus títulos es siempre un bocanada de aire fresco para el espíritu.

el-caballo-rojo-eugenio-cortiEl caballo rojo (Ciudadela) Eugenio Corti. Una novela intensa y larga que propone al lector enfrentarse a lo extremos de la existencia: la vida y la muerte. Un salto de la Primera Guerra Mundial a la Segunda, donde los variados y sufrientes personajes aparecen y desaparecen ante los admirados ojos del lector como si se evaporasen de las hojas que una tras otra van pasando hasta sus más de 1.000 páginas que componen la novela. Una dura recomendación que no pasará de moda y que el lector que ya la leyó ha debido quedar mordido por la historia de la que no puede desprenderse como si fuera un enfurecido perro de presa. Sin lugar a duda, una obra que no puede ser despreciada ni dejada en el dique seco de la estantería. Posiblemente sea la novela de sus próximos diez años, y usted todavía no lo sabe.

cubierta-danza-de-los-salmonesLa danza de los salmones (Sekotia) Mercedes Salisachs. Si algún acierto ha tenido esta pequeña editorial ha sido la de sacar brillo a esta magnífica fábula. La danza de los salmones es una de esas historias que nos coloca a cada uno de nosotros ante la vida, ante el compromiso al que estamos destinados y ante lo que sucede cuando huimos hacia otro lado por no enfrentarnos a nosotros mismos. Su autora, Mercedes Salisachs, fue premio Planeta en 1975 y ganadora de otros cuantos galardones, lo que asegura la calidad literaria de esta breve novela cargada de humanidad (en forma de salmón) y humanismo.Sin escusas: barata, corta y asequible intelectualmente desde los 15 años de edad.

los-hijos-del-fuhrer-francisco-javier-aspasLos hijos del Führer (Libros Libres) Francisco Javier Aspas. Esta novela documental trae hasta el lector uno de los hechos menos reseñados de lo que el nazismo inculcó y promulgó en las generaciones más jóvenes de la Alemania de Hitler. Una imposición ideológica que contaba con todas las herramientas a disposición del Estado: la legislación, la educativa y la propaganda. Los hijos del Führer eran los niños y adolescentes entregados a su dios único, el mismo Füfrer, que dirigía sus vidas por encima de los padres y las creencias. Una trama muy bien llevada, que perfila a los personajes tan bien como a las escenas, trágicamente reales como la historia misma. Y si hay algo que me gustaría reseñar, haciendo en un paralelismo electrizante con lo que se vive hoy en la sociedad posmoderna que nos toca vivir con los dictadores de la Ideología de Género, es el uso de las mismas técnicas de imposición que la maquinaria nazi utilizó para su imposición; y a riesgo de ser conspiracionista, les recuerdo que los nazis también llegaron al poder democráticamente.

El poder político es un raro entramado de deseos compartidos por dos partes: los que ejercen el poder (los que mandan) y los que ceden ese poder (los ciudadanos). No obstante el misterio de mandar y obedecer es oscuro y nadie puede dar una respuesta que satisfaga a nadie de por qué unos se dejan mandar y otros están encantados de hacerlo.

Ahora hay otros que poco a poco se suman en la medida de que les afecta directa o indirectamente como por ejemplo por la educación escolar, las leyes impositivas o la apisonadora presión social del relativismo.

Algo pasa, que muy pocos somos los que nos hemos convertido en megáfonos, parecemos voces en el desierto de lo que sucede con la Ideología de Género y de cómo nuestros hijos son subyugados por el pensamiento dominante de lo políticamente correcto.

nuevo-poderRecientemente, un artículo en Hispanidad.com, Ideología de género es feminismo y homosexualismo se ha hecho eco de lo que pasa y yo mismo en la sección de El Libro de la Semana de este mismo digital, he tocado el tema (I) y recomendado títulos (I) y (II) que son necesario leer para comprender qué sucede en nuestra sociedad y para saber cómo actuar en contra de ella y en defensa de nuestra libertad y la naturaleza de las cosas.

Pero hay buenas noticias también. Por fin me he llevado una gran alegría al conocer un movimiento italiano llamado Centinelas en Pie que tratan de combatir este avance que degenera al ser humano y somete a la sociedad en un emponzoñamiento de algo que se vende como libertad pero que realmente es un calabozo cuyos barrotes son las pasiones. ¿Por qué esto? ¿Qué ganan los dirigentes a cambio? Ganan mucho, sobre todo no combatir contra individuos, sino contra masas acríticas que responden ciegamente al pan y circo de toda la vida, una sociedad adoctrinada en el confort de la Sociedad del Bienestar a cambio de su razón (su voz, su opinión…) y sus posibles preguntas incómodas. Con sus medios de comunicación, han logrado el vacío de conciencia a cambio de tener pan sobre la mesa.

Con rígidas legislaciones, una voluntad inexistente a cambio de hacer lo que quieran con su cuerpo pero pagando al físico sus necesidades, cada día más envolventes, más caras, más deseables, porque… “¡tú tienes derecho!”, haciéndoles creer que todo es gratis. Y con el mangoneo de la Ley de la Educación, ninguneando a los progenitores (como a ellos les gusta llamar a los padres y madres de familia) van perfilando cabecitas desde muy niños. “Dadles lo que quieran y que paguen por su futuro -dicen los ideólogos de esta dictadura- Y el día que se revuelvan, recordémosles lo que cuesta vivir sin trabajo, sin dinero, sin ocio, sin sanidad…”. (Posiblemente, la crisis global y financiera de los 10 últimos años tiene mucho que ver con todo esto).

Alguien debería copiar, o exportar, la idea de Centinelas en Pie (ver el vídeo). Un movimiento pacífico, intelectual y contumaz. Un movimiento en que los españoles deberíamos dar la cara lo antes posible. Sí, lo digo con urgencia, porque ya saben ustedes que en septiembre nos estrenamos con una nueva genialidad de nuestra política progre de derechas Cristina Cifuentes, que es dar clases sí o sí -es decir, obligatorio- a nuestros hijos en los colegios sobre “igualdad de género”. Estoy seguro que tendría legión de seguidores…

la-ideologia-de-genero-jorge-scalaEsta vez solo recomendaré un título que define bien el contenido de este artículo porque recoge con claridad el espíritu de este: La ideología de género o el género como herramienta de poder, de Jorge Scala. La ideología de género es la palanca que atrapa al individuo sin conciencia pero con ganas de vivir sin fin (y sin freno); amoral pero con necesidades vitales que debe cubrir; que acalla la muerte pero que sabe que es inevitable; que adora a la familia pero aborta; que busca la verdad pero aplaude el homosexualismo; que quiere la libertad pero le coaccionan con legalismos asfixiantes; que ama la igualdad y cada vez hay más diferencia entre norte y sur; que desea lo auténtico y aplaude el travestismo. En fin, una sociedad globalizada y esquizofrénica que ansía todo y cada vez es menos dueña de sí misma. Eso es la ideología de género, esa es la ingeniería social, ese el Nuevo Orden Mundial que ya vive entre nosotros, por lo que tenemos la obligada responsabilidad de formarnos para defendernos, para no dejarnos presionar y tampoco a lo que genuinamente es nuestro: los hijos. Y no lo olviden, la ONU trabaja incansablemente con algunas de sus marcas propias con la imposición y el chantaje para expandirlo como una peste asesina y silenciosa.

Las editoriales se enfrentan a otro asalto de mercado. Después de cada verano llega la campaña de navidad, momento importante de presentación de novedades y, en otros tiempos, momento en que las editoriales recogían con creces los beneficios de casi todo el año. Cada editorial propone sus lanzamientos de títulos y/o de autores. Cada sello trata de enfocar el tiro lo más finamente posible porque la cosa no está para fallar ni para hacer experimentos.

repunte sector editorialSin embargo, todos los editores trabajan más llevados por la esperanza de que alguno de sus títulos se convierta en la fumata blanca que les salve las cuentas de resultados, que con el estudio puntilloso que asegure el éxito empresarial.

Pero dicho así, hablando solo de los editores, parece que sólo depende de ellos el éxito de su esfuerzo, y no es así. En otras ocasiones he hablado ya de lo que estructura al sector editorial (autor, editor, distribuidor, puntos de venta y lector) y qué le afecta como un mal corrosivo que le mata lentamente, aunque alguna estadística diga que en el año 2015 ha tenido un repunte del 2,8%, eso sí, de una progresiva caída desde el año 2007 del 30%. Triste consuelo que no da aire a nadie y que espero que los gremios y asociaciones no den por bueno este dato, ni siquiera como tendencia.

Las editoriales tienen un complemento para que su esfuerzo tenga éxito. No, no es el lector. El lector es señor de leer o no leer, de elegir su lectura y cuándo lee. Pero el lector no hará nada de lo que quiera hacer si las librerías y distribuidores no hacen su trabajo. Y me explico. Pero primero recordaré que uno de los grandes problemas que propicia esta caída sin retorno del sector es el sistema de trabajar en depósito y la contrafacturación por devoluciones de ejemplares no vendidos, que deja en solitario al editor y los autores en el riesgo empresarial.

Bien, dicho esto diré que el distribuidor es, o debiera ser (que casi ya no lo es), el departamento comercial de la editorial; externo, sí, pero departamento. De igual forma hay muchas PYME que contratan de forma externa sus asesores contables y financieros, las editoriales recurren a los distribuidores para que comercialicen sus productos. Pero casi (digo casi por por el beneficio de la duda) no lo hace ninguna.

Se limitan a enviar como tsunamis las novedades a las librerías provocando en muchas ocasiones un bloqueo de gestión al librero, procurando que no haga caso a nada por desconocimiento de lo que le llega y convirtiendo un título recién publicado en algo viejo y devuelto sin darle oportunidad a que los clientes lleguen siquiera a hojearlo, u ojearlo.

Si las distribuidoras no retoman su trabajo original y abandonan su labor de mero logista, si no hacen una prospección del mercado que ajuste el tipo de libro al tipo de librería, si no busca en el editor un “socio” donde ambos puedan valorar posibles títulos que demanda el mercado, por ejemplo, y si no está además dispuesto a arriesgar algo más en promoción, publicidad, etc., las distribuidoras desaparecerán.

Y si alguien no lo cree y me tacha de agorero, miren qué pasó con los distribuidores de alimentación y cómo los puntos de venta negocian hoy en día con los productores de toda la vida. Y un dato que refuerza la tendencia que señalo: ahora España tiene más o menos unas 175 distribuidoras de todos los tamaños, en 2007 eran casi 400.

También las librerías tendrán que reubicarse. No basta abrir una tienda. No basta decir que amas los libros… Hay que cambiar, dar servicio directo a los clientes, especializarse, dar vida al libro, a todos los libros, no solo a los fáciles betseller ni dejarse “amenazar” por los grandes sellos que pretenden dominar el mercado en una especie de coto cerrado, mientras que los pequeños editores sobreviven de las migajas.

Miren ustedes, siguiendo con el ejemplo de sector de la alimentación y fíjense en los ultramarinos de barrio de los años ‘70, que había uno en cada esquina: los que no se especializaron fueron fagocitados por las grandes superficies de los ‘80. Les recuerdo a los afectados que desde 2007 hasta hoy han cerrado en España algo más de 7.000 librerías.

No soy el único que avisa de la debacle que supone para el país el hundimiento de uno de los sectores que más dinero y puestos de trabajo mueve en España y también más allá de sus fronteras. Hay voces mucho más autorizadas que yo que vienen escribiendo, avisando y señalando sobre qué pasará si los que pueden hacerlo no hacen nada.

En efecto, volver a leer lo que en otros tiempos fue un éxito es enganchar con la seguridad de que leerás algo bueno y por lo tanto aprovecharás bien tu tiempo, y saldrás ganando sí o sí por varias razones.

Veamos algunas de ellas:

  1. Una historia escrita, cuando se reedita generación tras generación, normalmente es porque está por encima del orden del tiempo.
  2.  Una historia escrita hace años, y que sigue reeditándose, es capaz de presentarse a cada lector como algo bueno para él sin que los personajes o estilo narrativo influya en la decisión de lectura.
  3. Otra cualidad de las novelas de hace años es que estaban basadas en historias llenas de valores intrínsecos del ser humano y no supeditadas a las modas de hoy o a la censura de lo políticamente correcto. Esta última dice que no gozará de éxito si no se incluyen determinados parámetros ideológicos para parecer que no eres homófobo o islamófobo o que por el contrario comulgas religiosamente con el ecologismo o el feminismo dominante.
  4. Entre las historias publicadas de hace años también verás que son obras transcendentales, es decir, que van más allá de la mera historia y provocan en el lector reflexiones profundas, no solo sentimentalismos pasionales que enferman las verdaderas emociones de la pena o el amor, por ejemplo…
  5. Leer novelas que no sean novedad no es sinónimo de viejo, caduco, retrógrado…, que los críticos de salón se empeñan en señalar socarronamente a los que sencillamente alaban a autores de otras épocas, como si solo existiese en la vida el presente continuo.
  6.  Leer obras de éxito, publicadas en otros tiempos, dice mucho de ti, para empezar que tienes una gran personalidad y que no te dejas llevar fácilmente por el qué dirán.
  7. Porque la literatura nunca muere, porque los grandes autores son universales y han roto la barrera del tiempo, los corazones fríos y las cabezas duras.

propuesta clasicosCautivado por la Alegría (Encuentro). C. S. Lewis cuenta su conversión del ateísmo al cristianismo. Una historia con una carga autobiográfica en la que su capacidad creativa no deja indiferente a nadie, porque si bien la historia es importante para comprender a este ensayista del sigo XX, la manera de exponerla y su capacidad descriptiva es completamente maestra y me atrevo a recomendar a muchos autores modernos a darse un repasito por estas páginas y aprender lo que es la narrativa minimalista y claramente suficiente. En todo caso se trata de una historia “insoportablemente personal” como dijo en cierta ocasión el propio Lewis.

El peregrino ruso (Bendita María) de Anónimo. Si quieres una historia algo subida y en tono espiritual, esta es la novela que debes leer. Se trata del peregrinaje de un personaje por tierras rusas, donde se cruza con caminantes y experiencias diferentes que le hacen ver la gran gloria de la vida y lo cerca que todo está de Dios creador. Una narración que engancha al lector porque, como en casi todas estas narraciones, surgen del interior de la persona donde todos somos tan parecidos. Es consolador ver que hace décadas, en otros mundos y otras culturas, las pasiones y las debilidades humanas son tan coincidentes.

Mariana Sirca (Buey Mudo). Grazia Deledda fue Premio Nobel de Literatura en 1926… Posiblemente la autora más dulce, contando con sencillez lo enrevesado de la vida. Mariana Sirca es una historia de amor de bandoleros, de libertad y de costumbres arcaicas que someten al individuo en las zonas sardas. Una historia que muestra el buen estilo romántico y trágico sin necesidad de caer en lo erotizante de los tiempos que vivimos, donde si no se acude como “argumento de peso” a  lacerantes escenas de sexo, no eres nada… ¡Bueno sí, un estrecho católico represor! En fin… Ahora en serio, si desea volver al buen gusto y a la tensión literaria, no deje de apuntarse esta obra para leer, no en vano tras las páginas de esta obra hay una Premio Nobel.

La piedra lunar (Homolegens) de Wilkie Collins. El propio autor dijo de esta novela que: “Mi meta ha sido señalar aquí la influencia ejercida por el carácter sobre las circunstancias”. Intriga y pasión mucho antes de que llegara a nuestras estanterías el afamado Sherlock Holmes. Collins facturó esta novela de tintes orientales con el glamour británico de la época victoriana. Muy entretenida y es una demostración de novelas de éxito de hace muchos años que no admiten el paso del tiempo.

El hombre que fue Jueves (Sekotia) de G.K. Chesterton. Si hay un clásico reconocido por todos es precisamente Chesterton y de sus obras novelescas -¡y no digamos de los ensayos!- quizá sea esta la que más se ha leído, versionado y “peliculado”. El argumento es sencillo: poli bueno se introduce en una banda de supuestos pretendientes a dominadores del mundo. Sin embargo, es en los diálogos y los razonamientos del narrador donde está la miga de la historia, porque Chesterton, ya lo saben, no daba puntada sin hilo. Pero esta versión de Sekotia aporta una novedad que la hace diferente, y posiblemente insuperable por esto mismo, que está anotada por el gran Martin Gardner, el maestro matemático y biógrafo del autor, que con gran habilidad aporta significados o explicaciones a la obra para que el lector le saque hasta la última gota. Si quiere aprovechar el libro, esta es su ocasión, no la pierda…

Los betseller son esos libros, ya lo sabes, que tienen un cierto éxito numérico de ventas independientemente de la calidad o el contenido. También existen los longsellers que se caracterizan básicamente en que su éxito no se basa en la cantidad de ejemplares vendidos, si no en el tiempo en que la obra se mantiene viva en el mercado con una demanda aceptable. Sin duda todos los editores gustan de ambos, el primero le da fama y dinero rápido pero el segundo consolida su negocio y en definitiva la parcela de mercado que desea.

Hoy, en esta tercera entrega de no "betseller" que también hay que leer (I) y (II) le voy a dedicar tiempo a los libros de ensayo, esas obras, más bien sesudas, que acometen algún aspecto social, político, histórico, etc. y cuyo autor poner su conocimiento, la experiencia personal y toda la carne en el asador para convencer de sus teorías. ¿Por que hago esto en pleno verano donde la gente no quiere pensar...? Porque es en verano cuando tenemos verdaderamente tiempo para pensar, aunque como ya dijera Hannah Arendt: "Los pensamientos no son peligrosos, es peligroso pensar". Pues eso, les propongo la osadía de pensar y, luego, hacer pensar a quién les rodee, ¡verá que divertido!

propuestas literarias y 3El mundo como obra de arte (Crítica, 2016) El premio Nobel Frank Wilczek nos guía en un viaje por descubrimientos relacionados, de Platón a Pitágoras y de ahí hasta el presente. El trabajo revolucionario de Wilczek en física cuántica estuvo inspirado por su intuición de buscar un orden profundo de la belleza en la naturaleza.

Antropología paso a paso (Palabra 2013) José Ramón Ayllón trata de explicar el sinsentido de la libertad del ser humano, las contradicciones que esa capacidad le hace crear la maravilla y el horror. Un ser animal con ética y estética anclado en la familia, el trabajo, la amistad y el amor que sin embargo sorprende generación tras generación y sigue sin aprender cómo hacer le bien perfecto y en consecuencia lo poco que nos distanciamos del mismo ser humano de hace siglos.

Qué y quiénes somos (Sekotia, 2012) Mikel Gotzon Santamaría tuvo una gran éxito con Ser persona y esto le animó a profundizar más, a dar respuestas más concretas sobre la naturaleza humana, sus relaciones con sigo mismo, con los demás y con Dios, pero en orden inverso. Este título hace que nos preguntemos sobre la materialidad de la carne y también de la responsabilidad del epíritu que nos compromete con la trascedencia en los demás y la eternidad. ¿Se atreve con este espejo mágico, donde se verá reflejado fielmente o le da miedo tanta realidad?

La ideología invisible (Libros Libres, 2006) Jesús Trillo-Figueroa lanzó este libro como aviso a los movimientos que el PSOE realizaba desde el punto de vista de las ideas. La izquierda en general, vaciada de cuerpo social y por lo tanto de ensayo político, buscó el eje de la progresía para dar contenido y caza a l nuevo espectro social con ideas supuestamente modernas, ya que la derecha de entonces (2006) estaba acomodada en sus planteamientos de siempre y no "necesitaba pensar" nuevos argumentos que le definiera. Y si traigo hoy este libro es porque su relectura hará abrirnos los ojos -si no está ya ojiplático- de cómo el Partido Popular le ha robado la merienda a la izquierda, porque su contenido es exacto del que se revistió hace diez años ya el PSOE y otros de ese mismo lado político.

El hombre en busca de sentido (Herder) Viktor E. Frankl un clásico recomendado a partir de mayores de 16 años, sí no me asuste nadie, porque esta obra es precisamente la que muestra de forma contundente por qué hoy hay tanta tristeza, desesperación y depresiones. Un tiempo en el que tenemos de todo, pero no consuela. Una época en el que el mayor de nuestros problemas es no tener la última tecnología o no veranear, como un derecho humano reconocido. Sinceramente, el adolescente descubrirá qe su vida no es tan desgraciada, el adulto que siempre hay alguien peor que él y todos que la felicidad está en nosotros, que hay que buscarla y regalarla, Que guardar felicidad por guardar, es como el maná, que quién cogía más de la cuenta, se terminaba corrompiendo. Bueno, de hecho este libro es tan recomendable desde su primera edición, que es le único de los propuestos que no solo es longsellers también es considerarlo un verdadero betseller.

Sigo con la serie de propuestas de lectura de verano que ya inicié, con algunos títulos más, también muy interesantes y que, como los anteriores, no han merecido la denominación comercial de Betseller porque quizá no se editaron en sellos potentes con grupos de comunicación que apoyan cada obra que sacan o por que su autor es un luchador con buenas ideas y buenas letras pero no han tenido un padrino que le pongan de moda... ¡Oiga, que todo puede ser! Sin embargo, sigo diciendo que estos pequeños sellos, y autores casi desconocidos, deben ser reconocidos de una forma u otra por los medios, abrir campos y fronteras, porque les aseguro que en muchos casos los grandes lectores se pierden muy buenas obras que pasan inadvertidas.

propuestas literarias 2El moreno de Lérez (Clan, 2013) de José Curt. Biografía narrada en forma de monólogo con un personaje histórico. Un gallego que representa a la Galicia profunda, allí donde el ser humano sobrevivía casi como cualquier otro animal de los montes, los bosques y los ríos que habitaban. Un hombre polémico que fue tachado de furtivo cruel. Pero, su sentido común, en una cabeza muy lejos de estar cultivada, hizo que su pueblo, su río y su familia llegaran a tener un apellido respetable. Amigo de sus aldeanos y defensor de la naturaleza (a su forma), que mantuvo relación epistolar con Franco. Escrito como solo lo hace Curt, cuenta una historia cruda, abierta y dispuesta a las mentes ávidas de antropología contemporánea.

Alegoría de la II República 1931-1936 (Bendita María, 2016) de Diego Quiñones Estévez. Y ahora que vamos hacia el 18 de julio, me atrevo a recomendarles esta estupenda novela que cuenta cómo se desarrolló las ideologías totalitarias en la II República en España. Las incendiarias soflamas revolucionarias entre los campesinos y ganaderos en el campo y los obreros en la ciudad. También desarrolla con cuidado la implantación en las escuelas sobre las bondades comunistas y la justa evolución social que propugnaba el socialismo desde un Frente Popular enfervorecido como ya se hiciera con gran éxito en la Unión Soviética. En definitiva una más que interesante novela que hay que lee para, quizá, tener una perspectiva más real de lo que hoy en día pretenden algunos convertir a España... ¡otra vez!

Cyclus Apocaliptcus (Sekotia, 2015) de José Antonio Fortea. Para aquellos que les gusta coquetear con la fantasía de los relatos apocalípticos, el padre Fortea escribió hace años esta historia, totalmente imaginaria y, aunque haya signos de hoy que nos pudieran parecer un acercamiento real al fin de los tiempos, solo es pura coincidencia. De hecho, y conscientemente, la historia se desarrolla en el siglo XXII. Fortea nos presenta un Anticristo creíble con un poder omnímodo y terrenal, donde la rebelión callada de los resistentes cristianos aguantan las injusticias que la lógica del mal propone e instaura en la globalidad mundial. Escrita la obra con gran imaginación y planteando escenarios muy diferentes a otras novelas con este mismo corte, no puede dejar de coincidir en ciertos elemento similares, porque aun siendo autores diferentes en diferentes momentos de la historia, cuando se habla de un mismo tema, al final se es coincidente. Ya saben, fútbol es fútbol, ¡y apocalípsis es apocalípsis!

Tom, el fuerte (Librando Mundos, 2015) Humberto Pérez-Tomé. ¡Cómo no recomendar mi última novela! Ya saben que en Hispanidad me hicieron una crítica muy buena y que si me lo permiten se la vuelvo a recomendar. Una novela (la primera de una trilogía) fuerte, con escenas violentas y mucha tensión narrativa. Pero no solo es gore... La historia, escrita en ideas de contravalores, aporta mucho sobre el comportamiento y las reacciones humanas. Se desarrolla en un triángulo familiar (padre, madre e hija) que forma el epicentro de la historia. Una historia que comienza como muchas, con vidas comunes pero que se precipita de forma vertiginosa, donde las consecuencias no tienen freno y terminan formando una borrascosa tragedia que deja la puerta abierta al salir con un halo de esperanza. Si quieres saber más del por qué de este libro, te recomiendo esta entrevista que me hizo el diario digital El Distrito [vídeo]. Si tienes hijos adolescentes, toma nota... Puede ser la novela de tu verano.

Los crímenes de Sanjuán (Un libro en el bolsillo, 2015) de Roberto Kruger. SIn duda una historia muy bien contada, bien ambientada y con un tema desgraciadamente muy actual: el aborto, sus consecuencias y la causa moral sobre la inocencia o no de este aborrecible acto. Una mujer que cometió abortos y lo justifica, pero cada uno de ellos se convierte en un fantasma que la persigue. La más que reconocida patología como el Trauma Pos Aborto, que trata de manera inequívoca y de forma genial en el libro Mujeres Silenciadas, que los defensores de la ideología de género acallan y tratan como verdadero tabú social. Nadie habla de ello, pero las personas que lo sufren y las consultas llenas de psiquiatras son legión. En definitiva, una novela de formato bolsillo que deben llevarse a la cara para conocer este mal a través de una historia que bien podría ser cierta.

1 Comment

Entiendo que hay muchos lectores estacionales que aprovechan para leer cuando más tiempo hay y algo más que no sean los dispositivos móviles, los correos electrónicos y los informes profesionales. El verano es uno de esos momentos que debemos aprovechar para leer reposadamente la novela del año... ¡Pero qué pocos medios dedican tiempo a hablar de otras novelas que no escriben autores del banquillo de los grandes sellos nacionales o internacionales! Bueno, pues eso voy a hacer yo, poner el ojo en otras obras de autores menos conocidos pero no por eso menores. Para no ser tedioso, recomendaré cinco títulos , no porque se agoten las osibilidades, que no, que eso nunca sucederá...

propuestas literariasMuerte en el rompeolas (ETH, 2015) Juan Antonio Pérez Foncea. Una novela para los amantes del misterio y la serie policíaca, donde este autor que proviene de la novela juvenil e histórica) ensaya con cierto éxito. Juega con los secuestros, las dudas de las mafias terroristas del país Vasco y el amor... Una lectura que podrá entretener a adolescentes y ya no tanto.

Decisiones responsables (Sekotia) Juan Carlos de Polavieja. Ahora que el brexit ha puesto de moda las "decisiones responsables" de esta novela de ficción basada en personajes reales -Churchil, antes de ser primer ministro, cuando era responsable de economía- y tenía que valorar la posibilidad de cambiar el patrón oro como unidad de medida para las divisas. Una estupenda novela que hará las delicias de los economistas y sobre todo los lectores que gustan de leer auténticas obras  perfectamente ambientadas tanto en las descripción, la narrativa y los diálogos. Como la novela tiene nombres propios (personajes reales) y el autor se pone en la pel del lector, añade algunas notas al pie de ágina que aclara quién era y su relación con Churchil. Quizá una de mis recomendaciones mejor valoradas.

El Contrabajo (Un libro en el bolsillo, 2015) José González Horrillo. A quién le gusta la música, las historias trabadas con gancho, los personajes que van y viene... "El Contrabajo" es lo que deben coger con afición y no perderse este verano, porque con González Horrillo darán la vuelta al mundo de la música rock a lo largo de un viaje en busca de uno mismo a lo largo de Estados Unidos. Una historia con un prosa de lectura rápida donde los personajes le recordarán a muchos de los que están cerca de él, sobre todo las dudas existenciales que el autor propone al lector y que sin duda en alguna ocasión le pondrá entre la espada de su conciencia y el muro de su vida.

Saga de Teodorico de Verona (La Esfera de los Libros) Obra anónima que está valorada como una de las más importantes de la narrativa medieval. Sin duda, una de esas rarezas dirigidas a los friquis de los libros raros. Escrito en el siglo XI recoge una serie de leyendas de caballeros, batallas, damas y héroes al rededor de Teodoro el Grande. Sin duda debió hacer las delicias de sus contemporáneos y también, posiblemente, a Don Quijote que debió ponerle mucho si llegó a leer un manuscrito de su época.

Firmado Carlota (Encuentro, 2014) Sophie Mullenehei. Pues miren, ahora que sobra tiempo, especialmente a ls adolescentes, les propongo en concreto a ellas, las adolescentes, esta novela dirigida a las que tienen 13-18 años les llenará la ceza de una historia con misterio y de historia con historia, porque la protagonista se mee en un mundo fantástico de una protagonista de más o menos su edad en el siglo XIX y con el salto de 100 años entre medias descubrirá una historia que a la lectora le llevará a descubrir mucho más que leer es divertido.