“Muerte en los Hamptons”, de Ana Bolox

Ana Bolox, a la que he tenido la suerte de conocer y compartir micrófono en algunos programas de radio, creo poder presumir de su amistad. Ana es un mujer independiente con idea propias, y no por eso necesariamente feminista. No quiero catalogarla pero con ella se encuentra uno a gusto y acompañado, porque conversar con ella es agradable. Tuve la oportunidad de comprobarlo en el programa de radio de hace pocos meses sobre novela negra y policial -que te invito a conocer si lo deseas- junto con otros autores que también han escrito novela negra y policíaca.

Conociendo cómo es Ana, es fácil esperar que su forma de escribir sea distinguida, suave, armónica y bien estructurada. Sin duda ha bebido de la literatura de los clásicos ingleses del misterio como la maestra Agatha Christe. Y sin duda es el motivo por lo que su blog-escuela es un éxito y ya puesto a ver cosas de Ana da un repaso a su web con reseñas, consejos y buenas ideas.

Me han impresionado dos cosas de su obra: la primera el tono literario elegante, agradable, que se lee de forma cercana y que sin duda concreta muy bien el ambiente donde se desarrollan las escenas; así como los personajes, que están muy bien definidos y cuyos diálogos están, no solo muy bien trabados, si no muy bien adecuados a cada actor para que trascienda la personalidad de cada uno, lo que termina creando el marco justo de la novela en la medida que cada hombre o mujer que aparecen en escena ya no sorprenden negativamente, sino que son reconocidos por el lector de forma familiar.

El segundo aspecto que me ha llamado la atención, ha sido la capacidad de creación de la trama. Es cierto que si bien una buena narración y estupenda descripción hace las delicias del lector y puede encumbrar a un autor, si no está acompañado de una trama bien pergeñada termina por aburrir y hundiendo un buen intento de novela. No es el caso, puedo asegurarlo, que no hay puntada sin hilo en los hechos y los dichos, y cada detalle tiene una justificación anterior o posterior. Nada puede hacer suponer al lector el final de la novela. Incluso, como fue mi caso, uno llega a preguntarse de qué o cómo se sacará Ana la carta de la manga para terminar de desenredar la maraña tejida de circunstancias en la que el lector está tan perdido como bloqueado suponiendo imaginar el final…

Como he dicho desde el principio, soy un profano en este género y quizá peco de novato cuando digo que para mi gusto había demasiados personajes. Unos que se emparejaban con otros y otros cuyas vidas presentes y pasadas se cruzan, configurando un pequeño laberinto que me ha hecho perder el hilo por no saber quién era quién en algunos momentos de la narración. Pero quiero insistir que seguramente se debe a mi falta de costumbre en este tipo de historias.

Muerte en los Hampton es una novela en la que un curioso y competitivo matrimonio, el  matrimonio Starling, compuesto por un diplomático en misión secreta y Anne, su mujer, una metomentodo con olfato de inspector, que son invitados a una lujosa casa a la cena de Navidad. Todo son lujos y delicadezas por parte de la anfitriona que tiene que capear con algunos invitados que no pegan ni con cola pero que el compromiso de los negocios y los ocultos intereses, terminan enredando las buenas y aparentes intenciones que tiene todos de agradar. Termina saltando por los aires cuando uno de los invitados aparece al día siguiente muerto en su cuarto.

La inspectora Nicole se presenta en los Hampton y lo hace con un viejo conocido de Anne Starlin: Arthur Crawford, un policía que ya en otra ocasión tuvo la suerte de tropezarse con Anne y que ambos se empeñan en mantener en secreto para no levantar sospechas de una relación del pasado que no se desvela en la historia, pero que coquetea con lo sentimental, lo profesional y la sagacidad competitiva del sabueso detectivesco.

En definitiva una obra divertida, que entretiene lo que debe y que desde luego te deja el buen gusto de seguir leyendo más de Ana Bolox.

¡Enhorabuena!

Deja un comentario