Libros ajenos

La lectura es un mar sin orillas. Seguro que alguien ya dijo esto y yo lo corroboro. Hoy vamos a tratar de la lectura de ayer, pero no muy de ayer. Hablo de un ayer cercano para que no corramos el peligro de perder de vista la vida que nos ha tocado vivir. Con esto estoy no estoy censurando la lectura de novelas de piratas.

Artículo publicado en  El libro  de la semana dedicado a dos auténticos narradores de la vida. Dos autores que han dejado sobre el papel auténticas historias que todos podíamos haber vivido en primera persona. Se trata de Joseph Roth y Léon Bloy. Dos autores que vivieron los mismos tiempos, la misma Europa sangrante, las mismas sensaciones... Uno judío y el otro católico; uno con problemas de alcoholismo y el otro con una mente revolucionaria; uno representante del dolor humano y el otro del concepto cristiano de la existencia. La obra de ambos, al fin, encierra un estilo de vida que define su época y sus vicisitudes.

tarabasTarabas (Acantilado) es una de las obras más apasionantes de Joseph Roth, y puedo asegurar que no es la única, y para gustos los colores, otros tampoco dirán que es la mejor aunque en la obra de Roth se replican determinados tic de autor. La historia que cuenta es una maravilla narrativa que engancha desde el principio y el lector se mete en la carne de Nikolaus Tarabas, protagonista de la historia, donde el autor vuelca su identidad más fenotípica y cuya vivencia es el reflejo de los deseos y las fobias no confensables de Joseph Roth. La guerra, Rusia, Austria, las mujeres, la familia, el alcohol... Todo es recogido en plena madurez de su vida, como una especie de legado, una especie de "Todo el mundo lo conocía pero que él nunca se atrevió a contar". La vida de Joseph no fue fácil. Desde su nacimiento fue tortuoso que lo hizo sin la presencia del padre, que desapareció de su casa antes de que él naciera. Educado por su madre y rotando de familiar en familiar, hasta que pronto comenzó a escribir como una vía de escape a su frustración constante. Patriota y luchador, educado con parámetros judíos. Sufrió una de las primeras persecuciones cuando conoció el primer éxodo de judíos hacia occidente. Desorientado en su vida por todo lo que le daba la estabilidad necesaria para encontrar la felicidad. Aunque él era un judío, nunca fue creyente ni practicante. Se casó con Friederiche Reichler, también judía, con la que se estableció en Berlín y una vez más la vida le trunca al descubrir que su mujer es esquizofrénica y el desconsuelo le termina llevando hacia algo que no le falle: el alcohol, que se convertira en el gran aliado de su creación literaria y la autocompasión con su vida hasta que este acaba con ella, debido a  su vicio a la bebida. 

leon-bloy-cuentos-de-guerraEn el caso de Léon Bloy encontramos el contrapunto y su pequeña recopilación de Cuentos del guerra (El Cobre) nos muestra una revisión de las atrocidades que la guerra puede procurar a la mente humana y la visión de la vida, siempre desde un prisma católico e irreverente con los burgueses y muy crítico con la actitud católica de la época (frívola y paniaguada). Léon nace en una humilde familia, trabajador de múltiples tareas manuales, es hasta su juventud un revolucionario anticlerical. Una vez convertido al catolicismo, convierte la fe en su arma de lucha y la espuela con la que azuzar a la sociedad gracias a sus relatos y artículos periodísticos en la pequeña gaceta de su propiedad. Cuentos de Guerra es la recopilación de relatos de la guerra francoprusiana. Pero si usted llega a ser lector de este breve volumen, no debe quedarse en las escenas de guerra (no todas son de guerra) si no profundizar en lo que ocurre en el subsuelo de la historia, la visión de la conveniencia de la religión o las reacciones humanas de los personajes, algunas veces henchidas de sobrenaturalismo, quizá más en el deseo del autor que en la realidad de lo que sucede.

En todo caso recomiendo vivamente la lectura de ambos y si el lector sabe distanciarse del estilo, ahora algo en desuso, sí le aseguro que encontrará una delicia en la forma de narrar, agilidad en lo escueto de los diálogos y reflexión suave y amable en la manera de trasladar en sus páginas la problemática del alma humana, sus pasiones, desvelos y goces. Entonces sabrá por qué recomiendo hoy a estos dos autores imprescindibles. Sobre todo para un lector que se llame avezado y se considere culto, o desee llegar a serlo.

¡Qué lo disfruten!

Un gran número de personas se dejan llevar por los signos de los tiempos -de nuestros tiempos- y ven que el desorden global que nos afecta está más cerca del mal que del bien, es decir, que se definen como apocalípticos aunque no esté de moda reconocerlo en público, porque si lo haces serás un pesimista social y por lo tanto marginado.

selección apocalipsisDesde hace años, son muchos los que se han apuntado al fenómeno de "el fin de los tiempos". Pero no solo han sido los Testigos de Jehová, que por cierto, cuando anunciaron el anterior "fin de los tiempos" y vieron que nada cambiaba, que todo seguía igual, muchos se dieron de baja de la secta por la frustración que les produjo no haber vivido en primer plano semejante experiencia. También fueron muchos otros cristianos, católicos e incluso no creyentes, los que se están dejando llevar por los signos de nuestros tiempos. Y la industria del libro -y el cine, sí, pero la del libro mucho antes-, se ha encargado de aportar al mundo bastante material para inflamar la imaginación de algunos.

Aunque hay mucho publicado, en justicia hay que hacer salvedades. Si bien es cierto que en literatura hay de todo, como en botica, hay algunos títulos que por su calidad literaria o por cómo tratan intelectualmente el tema merecen ser consagrados, y leídos, incluso por ese perfil de lector que no se considera apocalíptico, pero que sí les gusta este tipo de ficción que tensiona el futuro. Y luego que cada uno saque conclusiones.

Yo he sacado conclusiones. Y he decidido aportar algunos títulos como referencias que considero muy valiosas y que merecen la pena leer. Pero vaya por delante que no soy apocalíptico, que más bien defiendo a capa y espada que lo que nos toca vivir no es más que el fin de una era y que como en todos los cambios de ciclo de la historia de la humanidad, esta también es turbulenta.

Comenzaré por el clásico Señor del mundo,  de Robert H. Benson (Ediciones Encuentro) que desempolvaron muchos cuando el Papa Francisco recomendó su lectura como cierto índice de muestras de lo que el autor escribió en 1907, tratado en nuestros días por críticos y estudiosos como algo profético porque según muchos narra con claridad la diferenciación de dos mundos cada vez más distanciados en el que la Iglesia parece ser la que es acorralada por una serie de aspectos muy actuales y dejando al mismísimo Papa Francisco en un papel muy similar al supuesto Pontífice que aparece en la novela.

Algo mas actual, pero no tanto, es 1984 de George Orwell (Debolsllo)  donde más que un fin del mundo muestra la consecuencia de un mundo dominado por un solo amo que desprecia a la humanidad y a la que solo es tratada como maquinaria de producción, controlada, dirigida y vigilada hasta en su intimidad. Una novela con un contra punto: un submundo rebelde que escapa de tal situación mostrándose como "seres libres" pero que viven marginados en la tierra oscurecida y, por supuesto, con el desprecio de una sociedad señoreada de todo pero cautivos del poder.

Más recientemente nos llegó El padre Elías, de Michael O´Brien (Editorial Libros Libres) que también trae a colación el enfrentamiento de un pobre y anciano fraile contra el supuesto Anticristo al que todos llaman Presidente y del que todo el mundo depende, sus discursos por la paz y la fraternidad humana embelesaba a todos los auditorios por donde pisaba. El padre Elías, llamado por el Papa para que sea quien negocie con el Presidente, se verá envuelto en circunstancias tremendamente interesantes y llevadas por el autor magistralmente, creando el ambiente propicio en cada ocasión. Y ahora recientemente acaban de publicar la segunda parte de esta novela El padre Elías en Jerusalem, (Editorial Libros Libres) a la que todavía no he podido leer, pero si gustó la primera, seguramente también enganchará la segunda.

Por último, la editorial Sekotia no ha podido resistirse y se han apuntado al carro apocalíptico con una interesante ficción Cyclus Apocalipticus, escrita hace años por el padre José Antonio Fortea, el mismo que ya escribiera con todo éxito Summa Daemoniaca reeditado este año por el mismo sello editorial. La ficción de Cyclus se basa muy al pie de la letra según lo que su autor, el padre Fortea, considera lo que el apocalipsis evangélico permite ver y el resto es el zumo de su imaginación.. la obra tiene bastantes aspectos que recuerdan la ya citada Señor del Mundo. Quizá, a diferencia de Benson, Fortea actualiza más datos aunque realmente la parte de accidental nos da lo mismo porque la historia está fechada en el año 2181 y para entonces ¡vaya usted a saber...! Si hay algo interesante es la manera que tiene de enfocar la gran apostasía universal, el enfrentamiento entre el bien y el mal o cómo muestra al Anticristo, que como todos los anteriores autores también cargan al personaje de un gran carisma popular y solo algunos pocos conocen su verdadero ser: el mal encarnado.

La actualidad se impone y es bueno no dejarse llevar por eslóganes promocionados o tendencias informativas que solo soplan en una dirección (posiblemente interesadas).

Los acontecimientos de París nos han envuelto a todos con el atroz propio de un terrorismo de calidad, asesino e irracional, que ha hecho mella en el ánimo de muchos, sobre todo de los muchos desinformados del por qué y para qué de toda esta barbarie. No tener fundamentos de juicio puede yihadismoprovocar reacciones fundamentalistas, empujadas por el rechazo natural de actos como los que hemos vivido recientemente.

Es por esto que invito a tomar nota con este título: Yihadismo Wahabita publicado por el casi desconocido sello Esparta y escrito por un especialista en este campo Manuel Galiana, que cuenta con ocho títulos publicados, de los cuales tres relacionados con este mundo fanático y prácticamente desconocido en occidente, pretende vencer a nuestra voluntad de serlo que somos,  creyentes o no, pero en cualquier caso a nuestro modo, que para eso somos libres gracias a nuestra cultura judeo-cristiana que nos lo permite, incluso para quienes tiran piedras contra ella.

Decía que muchos son los que se pierden en nombres de difícil pronunciación, siglas incomprensibles y extraños conceptos sin conocerlos, pero que sin embargo provoca una opinión en contra sin saber muy bien qué o quiénes son los que nos atacan,  pone sobre la mesa y con claridad desprovista de prudencia en algunas ocasiones mucho de todo esto que nos confunde. A menudo, algunos tertulianos hablan por hablar, dejándose llevar solo por titulares que le caen del cielo y que forjan una opinión personal, que asumen con predilección según piensan ellos mismos, al no tener los conceptos claros y profundos de la raíz de los hechos. Eso en un extremo. Y en el otro extremo está el buenísimo izquierdista siempre dispuesto a justificar lo que sea todo con tal de no dar la razón a la evidencia de la muerte de inocentes, culpabilizando al "capitalismo salvaje" -del que viven- o a la religión impositiva, que por supuesto se refieren solo a la católica.

Saber de los acontecimientos lejanos que nos afectan porque vivimos en un mundo global parece que nos obliga a conocer más, estar al día de más cosas aunque sean en las antípodas de donde vivimos, casi más que de las cercanas. Esto es un de los signos de los tiempos y para tratar de paliar en algo este agujero os propongo un escaparate dónde elegir sobre este preocupante asunto que ahora nos toca vivir sí o sí.

-yihadismo-wahabita¿Pero por qué hay que leer en estos días Yihadismo Wahabita? Porque gracias a él hablarás con criterio propio. Porque descubrirás por qué Siria es el ojo del huracán de todo lo que sucede en occidente y oriente. Porque verás que los buenos no son tan buenos y los malos lo son por sus sinrazones -injustificables de cualquier modo-. Porque se trata de un libro que apenas tiene doscientas páginas y lo leerás en un fin de semana. Porque no te dejarás llevar por la primera "cosa" que diga un titular de prensa, una foto de Facebook o un Twitter encendido. Porque ser objetivo es imprescindible cuando se opina en público y solo se alcanza esa equidad del discurso en la medida que conoces de lo que hablas.

El pasado 29 de octubre tuvimos la ocasión de asistir -y presentar- un entretenido libro publicado en Un libro en el bolsillo: El test más divertido de la historia, escrito por Marcos López Herrador.

portada-el-test-mas-divertido-de-la-historiaEl acto se celebró en María Pandora, en Madrid, rodeados de amigos y gran ambiente. En el vídeo se recoge toda la intervención, y aunque no es de gran calidad (ni el audio ni el vídeo) se ve y se entiende suficientemente.

Como ya sabéis este nuevo sello hace honor a su nombre y ya ha publicado varios títulos todos en formato de bolsillo. Este fue un momento idóneo para explicar qué es un libro en este formato y cómo se comenzó hace años en este formato y por qué. Y es que las causas son tan lógicas que el "descubrimiento" de libros de ese estilo se convirtió en una verdadera revolución editorial en ese momento. Lo cuento en la introducción de la presentación.

La intervención del autor es divertida, en tono muy coloquial y descubre algunos de los secretos de las 100 preguntas que encierra el libro. El autor es un especialista en aforismos y recomendamos seguir en Twitter @mlopezherrador Tiene ya varios títulos publicados que van desde los poemas, a la novela corta y cómo no, de aforismos. En estos momentos dedica su tiempo a una ambiciosa novela histórica que posiblemente va la luz en la campaña de navidad del 2016.

Te dejo con el acto y ... ¡Disfruta del momento!

Un libro en el bolsilloUn libro en el bolsillo es un nuevo sello para dar salida a muchas buenas  plumas que están ahí y que nadie las mira porque o "no son nadie" o la crisis no admite más "experimentos".

Y así, como quien no quiere la cosa, nace un sello que da cabida a narrativa ágil y nueva, que propone a los lectores habituales de libros de bolsillo nuevos títulos con nuevos (o no tan nuevos) autores dispuestos a embelesar y hacer soñar con sus letras.

La idea parte de tres proyectos existentes y vinculados de una forma u otra al mundo editorial. Puso la idea en marcha Agencia Autores, que selecciona autores de literatura y música,  que representa oficialmente.  Habló con Gotas Publicaciones , experta en producción y distribución de trabajos a medida, y por último Criteria Club de Lectores que es un gran escaparate on line que vende y distribuye eBook y libros en papel a nivel nacional y también en América. Todos y a la de una, a finales de 2014, consolidaron el proyecto y se pusieron en marcha en Semana Santa de 2015 con los primeros títulos. Ahora Un libro en el bolsillo es una realidad que parece que no se parará fácilmente.

El sello apuesta por cuatro colecciones básicas: narrativa histórica, juvenil, thriller y romántica. Y aunque acaba de aparecer -su web lleva algo más de una semana en la calle- tienen ya varios títulos publicados y otros cuantos en la cartuchera para dispararlos en 1, 2, 3,... ¡YA!

WEB Un libro en el bolsillo

¿Y cuál es su secreto? La audacia de una participación estrecha entre todas las partes, incluida de forma muy seria el propio autor. Su funcionamiento es básico -y a mi entender inteligente en una época en donde la publicidad no funciona y las novedades no hacen reaccionar al mercado-: el libro se lanza al mercado como eBook y se jalean las redes sociales; casi al mismo tiempo se hace una tirada corta y se promociona desde Criteria Club de Lectores a su fondo de comercio con más de 15.000 socios; posteriormente se hace una presentación oficial promovida fundamentalmente por el autor... Finalmente, si la demanda real lo exige, se distribuye de forma local, regional o nacional.

Desde luego un sistema que rompe con la tradicional colocación de ejemplares y la esperanza ciega al no retorno. Un sistema que trata de paliar la parálisis de un sector cada vez más obsoleto donde el distribuidor ha sustituido a las empresas logísticas y el editor está agotado de apostar con su dinero por libros buenos -o supuestamente buenos- frente a un mercado paralizado y una red de librerías cada vez más anquilosadas.

Desde aquí les deseo lo mejor. Y si eres escritor de narrativa, prueba a ver, a lo mejor es el sello que esperabas 😉

La decadencia de las columnas jónicas es un ensayo político sobre la democracia, o mejor dicho, sobre lo que funciona mal en la democracia y lo que debería cambiar para que siga siendo el mejor sistema de gobernación.

PORTADA La decadencia de las columnas jónicas
Puedes adquirir el título en papel y en ebook. Clica en la imagen.

El autor de este breve ensayo, el padre José Antonio Fortea, autor de SUMMA DAEMONIACA, donde profundiza en los errores orgánicos de las democracias de occidente poniendo el ojo especialmente en nuestro sistema democrático y señalando al lector dónde están los errores más llamativos para que se den los fallos de corrupción más evidentes y mostrando a continuación cómo se podrían corregir esos vacíos de control al Poder que generan la desafección actual de los ciudadanos con la clase política y especialmente la dirigente.

El libro llega puntual, justo en un año de elecciones políticas donde muchos ciudadanos se cuestionan nuestro sistema democrático. También algunas fuerzas políticas, alguna de forma demasiado interesada, proponen cambios en las formas y en los órganos de control y Gobierno. Es precisamente este ensayo La decadencia de las columnas jónicas es una puerta abierta a las ideas para todos.

Puede ser que algunos se pregunten "¿qué hace un cura hablando de política...?" a lo que tenemos que responder "Lo que cualquiera de nosotros" porque en definitiva a él, como a todos, nos afecta la forma de cómo somos gobernados y por lo tanto, también como todos, tiene una conciencia política de lo bueno y de lo malo, y sobre todo, de lo que puede ser mejorable.

15 forteaEl padre José Antonio Fortea, siempre tiene algo inteligente que decir, aunque nos es obligatorio estar siempre de acuerdo con él. Lo ha demostrado repetidas veces en sus publicaciones y ensayos, porque es una persona observadora, reflexiva y argumenta sus ideas. Precisamente, por eso mismo, es por lo que sus títulos son siempre interesantes.

Se trata de un breve ensayo político de estructura epistolar y con rasgos gráficos que nos recuerdan a determinadas redes sociales, pues los hastag y las entradas a cada capítulo se realiza a través de tuit del autor que define de alguna forma el contenido y el sentido que quiere dar a cada carta.

PORTADA ms alla de podemos en ALTA
Como veis la portada es muy vistosa y atractiva, de fácil visualización.

La tesis básica del autor es la demostración de que la aparición de la última izquierda revolucionaria de nuestros días bajo el nombre de Podemos, es un fascismo populista que no mirá hacia un futuro mejor, si no a la conquista del poder y en el mínimo corto plazo posible.

El libro en sí mismo es valioso por dos aspectos que consideramos importantes:

A) El enfoque: ya que no es un libro que se enfrenta morbosamente a la formación política de Podemos, sino que trata de socavar su línea de pensamiento populista desde la reflexión y la confrontación de otros movimientos de la historia como el fascismo de Mussolini, la Falange Española e incluso la Doctrina Social de la Iglesia, haciendo ver al lector que las revolucionarias ideas de Podemos son más viejas que la pana, y que sus ideólogos se han limitado a conglomerar un refrito de ideas descontextualizadas para querer tener razón.

B) El contenido: como ya he dicho, la obra tiene estructura epistolar y en cada una de las cartas se presentan diferentes aspectos que preocupan al autor, ya sea desde el punto de vista político, social o cultural. Pero entre las líneas de la cartas incluye citas de alto valor cultural de autores como Chesterton, Salvador de Maradiaga, Heleno Saña o José Ortega y Gasset... Desde este punto de vista enriquece sin duda a la obra y el lector encontrará en sus páginas un referente importante para pensar y luego argumentar de manera confiada sobre Podemos, sin entrar en los juicios de valores, broncas o insultos.

El libro está prologado por Joaquín Leguina, Expresidente de la Comunidad de Madrid, escritor y socialista de pro, que enjuicia duramente la actuacion de esa tendencia que trata de robar al socialismo un hueco de mercado político de manera oportunista y desconfigurando las reglas políticas y democráticas, donde también carga contra el anterior Presidente José Luis Rodríguez Zapatero al que considera engendrador de todo este disparate populista para hacer política donde todo vale para llegar y ostentar el poder del gobierno de un país.

IMG-20150414-WA0001El autor Javier López (Madrid, 1972), es periodista y analista político. Ha sido habitual durante varios años de los programas informativos de RTVE, y posteriormente en el grupo Vocento y Castilla-La Mancha TV. En la actualidad participa en varias tertulias, se hace cargo de una sección de entrevistas con políticos de la nueva generación para el digital ZoomNews, es corresponsal político de Gestiona Radio y columnista del grupo Promecal.
Redes sociales del autor: Twitter: @nuevosurco Facebook: facenuevosurco 

moreno de lerezEl Moreno de Lérez es una de esas historias que sobrecogen y enganchan, porque el personaje central, el Moreno de Lérez, es una de esas personas que no tiene filtros y que su vida ha crecido al vaivén de los años, desde la infancia a la vejez, siempre a merced del destino.

Lérez es un rió Gallego, antes fructuoso en vida, con peces variados y abundantes. El Moreno de Lérez es un personaje real que falleció rodeado de sus hijos y nietos en 2003. Pero es que el Moreno fue una especie de animal salvaje racional. Nació en 1925, en una Galicia muy pobre con los pobres y adueñada por los ricos. El Moreno era de los muy pobres, nacido en una familia numerosa que dormían en el establo de otra familia menos pobre que ellos. En el aquel caritativo establo, el frío de la noche se lo arrancaban tapándose con los sacos de patatas y el hambre se lo aliviaban de manera arbitraria, según la naturaleza fuese de generosa. Lo mismo cazaban con trampas conejos y birlaban del río los peces necesarios, que se ajuntaban en algún campo para ayudar a recoger el sembrao.

El Moreno pasó por la historia de España como todo hijo de vecino, y lo mismo convivió con la Guerra Civil que con los años de Franco, y en un caso y otro supo ponerse de pie y afrontar las calamidades, porque ya estaba hecho a ello, desde que nació.

El libro está magníficamente narrado, contado en primera persona a don José, el autor, José Curt, que tuvo la suerte de grabarle en una casette, regado siempre con un vino entre historia e historia, que las tenía muchas, variadas y ricas. Fue poco tiempo antes de que el Moreno nos dejase de forma definitiva. Le llevó trabajo poner en orden las andanzas que contaba y organizarlas con cierto sentido cronológico. De entre las historias, además de la rudeza de su infancia y niñez, y de cómo su padre educaba a los hijos para ser útiles en la vida y en el campo, cuenta también curiosidades de la Guerra Civil y qué sucedió al estallar la paz... Habla de cómo pescaban furtivamente y cazaban para vender a otros más ricos, señoritos de la ciudad, que no sabían cómo ni dónde hacerlo. La paliza que le dieron en el cuartetlillo, que sirviera de escarmiento para que no robara más peces al río y de cómo salió de esa. Nos habla de sus amigas, las alegres comadres de La Molinera. Del asma, que casi acaba con él en plena juventud. De su duelo con el campeón de tiro al pichón; y de cómo sirvió de ganchero a Franco y la amistad que trabó con él, de la que nunca quiso abusar, carteándose ambos como dos colegas. Cuenta también cómo el río Lerez era y dejó de ser al llegar el ciudadano a pescarlo, las ciudades a crecer y de cómo la barra libre de caza y pesca al fin sale cara para todos, especialmente para la naturaleza.

El tono del Moreno es un tono sano aunque abrupto en sus formas. No hay mala fe, solo llaneza y sentido común en sus afirmaciones. Un hombre sin estudios de pupitre pero con la universidad de la vida que le enseñó a vivirla con más palos que algodones. Un hombre que aunque sus raíces fueron duras supo ver las orejas al lobo de lo que el progreso traía y se adaptó a los nuevos tiempos. Fue furtivo sí, pero con más necesidades y cabeza que muchos legisladores que deciden locuras desde los despachos. El Moreno de Lérez D.E.P. porque se nos fue un hombre que desconocía las leyes del papel pero sabía como nadie las del día y la noche, la vida y la muerte, el campo y el río.

José Curt es Coronel de Intendencia de la Armada, Ingeniero Técnico Agrícola, Licenciado en Ciencias Biológicas y Técnico Bromatólogo... Pero sobre todo es escritor. Escribe bien, rematadamente bien. Seduce con sus historias y por cómo las cuenta. He tenido el placer de ser editor suyo en una de sus múltiples obras Quique, un guardia civil en Mozambique, donde narra las peripecias solidarias de este Cuerpo en África. Y lo hace con tanta gracia y atractivo que sus más de cuatrocientas páginas se vuelan entre los dedos y las horas parecen minutos. Y he tenido el placer sobre todo de haberle conocido y contarme entre sus amigos y seguidores.

josé curtLa fama precede a este escritor, que rebosa conocimientos y humanidad, quizá por eso sus textos tienen ese atractivo que a todos engancha con facilidad. Quizá por eso su textos tienen esa sobreabundancia de lo que te cuentan y sientes que tu espíritu crece en cada página. Quizá por eso sus textos son deseados por los editores que buscan para su fondo obras de calidad y calidez.

El éxito de un autor no está en el fogonazo de un título bien colocado o un premio que le alumbre en las estanterías. En mi opinión, el éxito de un autor es la continuidad de su obra, la estabilidad de la calidad sin dejarse comprar por facilonadas o por circunstancias de hoy y que ver mañana. El éxito de Curt es siempre lo que cuenta y cómo, porque sin la menor duda todo tiene interés para todos, quizá, y solo digo quizá, porque no se esclaviza con modas pasajeras.

El Moreno de Lérez es uno de estos casos que dejarán huella en el lector, sea o no cercano al mundo dela caza o de la pesca, porque lo importante es el personaje, lo que nos deja a cada uno después de leerlo. Publicado por Clan

alquilar primaveraRecientemente he terminado de leer Dónde puedo alquilar una primavera, de mi buena amiga Silvia Laforet. Tuve la suerte, el placer, la dicha, de ser su editor de su anterior novela En la habitación de al lado. Y después de comparar ambas novelas, me siento todavía más afortunado de haber sido el editor de la primera.

Lo que me ha gustado

Silvia Laforet narra muy bien y construye diálogos fluidos. Consigue que sus personajes tengan una gran capacidad de ser reales, hace que sean creíbles y los reviste de la personalidad que cada uno debe tener en sí mismo para verlos en la nube de la lectura y los sepamos reconocer solo con ser nombrados en el texto sin necesidad de que digan algo.

Sin duda alguna, tiene una técnica envidiable y guía al lector hasta donde ella quiere, porque en el núcleo de la narración incluye lo que se dice y lo que no se dice, el aspecto ambiental y los giros de plano.

Estructura bien la historia y en este caso hace un juego ágil de flash back que mueve al lector adelante y atrás , situándole en el presente para entender bien el por qué de algunas cosas que se cuentan en la novela.

laforetiPara mi gusto, lo mejor de toda la historia es el capítulo de Alicia con Alicia. Un momento en el que Silvia descubre a Alicia, a la mujer que navega en un mar de dudas sobre el amor, sus relaciones, los demás, ella misma y la vida Una mujer que busca en la raíz de su vida la infelicidad de hoy y de cómo ha de enfrentar el mañana. Un capítulo de cabecera que merece la pena releer.

También me ha gustado la expresividad de los personajes, sobre todo los "wusapeos" entre ellos. Y me hizo mucha gracias cuando Fernando dice a Rodrigo (como si fuese un pesado): "eres el único tío que conozco que pone comas en sus WhatsApp". Solo ese comentario, define mucho de cada uno de estos dos personajes, cómo son y qué importancia dan a la vida según cada uno de ellos. Sin lugar a dudas Silvia escribe magníficamente bien y domina el arte de contar historias.

¿A quién recomendaría Donde alquila una primavera? Creo que a personas necesitadas de un chute de ánimo. Una sobredosis de deseos de que el mundo sea diferente. De que las relaciones entre las personas sean menos complicadas, más abiertas, confiadas, amorosas. Por el contrario, quizá no lo sea tanto para aquellos que buscan una novela verdaderamente existencialista, que cuente cómo es el mundo con todos los colores, no solo los del arco iris.

Y de la misma forma que digo lo que me ha gustado, y mucho, digo lo que no me gustado.

Lo que no me ha gustado

Precisamente en los gustos es donde nos encontramos con los subjetivismos, siempre tan particulares. Dónde puedo alquilar una primavera es una novela que en el balance final no me ha gustado, lo que no quiere decir que sea una mala novela.  Y nom e ha gustado porque es una novela trufadas de mensajes para una vida mejor y los personajes están como obligados a hablar por boca de la sabiduría de un coa-ch zen. Y eso cansa un poco.

La trama está construida en una inverosímil comunidad de vecinos que, sin la zafiedad barata de Aquí no hay quien viva (serie lastimosa de Factoría de Ficciones), no es creíble, aunque sin duda sea deseable. En este aspecto a mí no me ha gustado. Falta que pasen cosas. faltan escenarios. Faltan contrastes en lo que sucede, en los personajes. Esas faltan convierten a la novela en un espacio cerrado que termina generando un bucle sin salida y por lo tanto atosigado al lector (a mí al menos).

Otra cosa que me ha chocado, sigo hablando desde el terreno de lo subjetivo, es la ambientación. Lo que leía, lo veía en blanco y negro. Quizá porque el perfil de los personajes o a lo mejor por algunos giros de atención narrativa. Por poner un par  de ejemplos: me ha parecido poco atractivo recurrir a la tragedia de Madrid Arena o al drama de la crisis para tratar de crear contemporaneidad, en una especie de guiño al lector que le dice algo así como "está pasando", cuando esta trama ni pasa, ni pasó, ni pasará. Y digo esto teniendo en cuenta de que Silvia, creo que no ha tratado de hacer una novela de ficción, sino más bien existencialista.

Y por último, respecto a los diálogos, casi siempre terminan convirtiéndose en monólogos, en un afán de dar pistas al lector de cómo han de ser las cosas de la vida, como si en el fondo fuese un libro de autoayuda camuflado en una novela. Esto lo hace lenta en ocasiones.

Otras opiniones

A Silvia la conozco un poco desde el punto de vista personal, quizá no tanto como otras personas más cercanas a ella, pero ha parecido ver brillar entre líneas demasiados tics personales: la misma Alicia, los hijos, la muerte, la convivencia, el matrimonio, el deseo del bien, el amor... Comprendo que para un autor de pasión y corazón, como somos la mayoría de los escritores de novelas, es difícil despegarse de lo que escribes, y que siempre hay algo de nosotros en la novela. (En este sentido recomiendo ver la película recién estrenada En tercera persona que es un buen ejemplo de lo que digo y de existencialismo contemporáneo).

Los personajes, de los que ya he dicho algo, a causa del los escenarios claustrofóbicos y los largos monólogos, se convierten en una presencia viral sin salida. Demasiado encerrados en sí mismos, todos son lo que son y todos sigue siendo lo que son. No cambian a pesar de que las circunstancias apunten a ello. Quizá la sentencia de que la persona no cambia, si no sus circunstancias, es demasiado literal en la novela. Aun así, alguno de los personajes intenta cambiar -al menos las circunstancias- pero es devuelto al redil de inmediato acusándole de escapista. Y así, al final, todos vuelven de nuevo a lo que son. Incluso la muerte no influye en ellos, ni la muerte propia ni la ajena, porque el muerto deseaba tanto morir, que casi no hay diferencia a cuando estaba vivo. Y los que le sobreviven le tienen tan idealizado, que están impermeabilizados para poder ser diferentes después de vivir la muerte del otro.

en la habitación de al lado CUBIERTA
Puede adquirir EN LA HABITACIÓN DE AL LADO en ebook y papel clicando en la foto.

Recomiendo a los lectores de la novela, que a estos personajes, a pesar de su capacidad de ser de verdad por los giros de expresión, no los busque a su alrededor, porque no los encontrará, al menos no a todos juntos como son presentados en Dónde puedo alquilar una primavera, por cierto un título encantador.

Si han leído En la habitación de al lado verá lo que quiero decir cuando hablo de mi orgullo personal como editor de esa primer novela de Silvia Laforet. Si no la ha leído, puede darse un repaso por mi crítica en este enlace. Pero sin duda En la habitación de al lado es una historia real, con la suficiente convicción para que cale en el lector. Corta, intensa, dura, hermosa. No conozco a nadie que la haya leído que sencillamente se haya encogido de hombros. A todos nos ha impactado... ¡para bien o muy bien!

La gran Warlok (1959), un western muy bien contado, con la tensión literaria de las relaciones humanas que son creíbles. La historia es una crónica contada en dos caminos paralelos: la trama de la historia y el diario de Henry Holmes Goodpasture, un observador de la clase media dominante del pueblo de Warlock, propietario de unos almacenes generales, lo que hoy sería el súper de la esquina. Henry Holmes solo aparece en los espacios correspondientes a su diario, como si fuese un observador de segunda fila en los sucedidos de la historia, al que nunca se le reconoce en la trama de la novela, pero está en todos los guisos. Sospecha como vecino y da opiniones como ciudadano. Es como esos que todo lo ven pero no se hacen notar en la vida ordinaria del pueblo.

warlokLa trama es narrada desde la objetividad de los hechos. Es rápida y meticulosa a la hora de acercar al lector los pequeños gestos de la expresión humana no hablada. De esta forma, el autor provoca unos planos muy reales y el lector está al tanto de todo lo que debe saber y que vive en primera persona todas las escenas. Ciertamente es uno de los recursos que más me han gustado y enseñado de la novela. Desde luego lo aplicaré para mí, porque una escena no solo se compone de diálogos y entorno, también son los pequeños detalles de cómo lo viven los personajes para asumir la realidad de lo que sucede. Es la manera de mostrar la tensión que se vive en cada circunstancia.

Los personajes principales son cinco, el bueno, el feo, el malo, la puta y la decente. En fin, todo un pentágono de circunstancias que tejen unas relaciones convulsivas como lo son el amor y el odio, la vida y la muerte. Pero no debemos llevarnos a engaño por la clasificación de calificativos que he hecho. Cada personaje tiene sus propias razones de vida que le hacen ser lo que son a pesar de sí mismos. Todos desean vencer sus miedos, alcanzar sus objetivos, hacer la justicia que ellos consideran justa, y como casi todos, terminan justificando lo que son por los demás, no por ellos mismos. Todo esto se parece mucho a lo que cada uno vivimos, con nuestros puntos de vista tan suficientemente subjetivos que nos alejan muy a menudo de los demás aislándonos del mundo con nuestras razones.

Pero como en el cine, los personajes principales no lo serían sino estuviesen sostenido por los personajes secundarios. Y Warlok tiene un buen elenco de estos. El juez, el sherif, el general y el padre inválido, todos ellos juegan un papel impecable del que la historia no puede prescindir. Todos ellos son la subtrama que engrasa la trama principal, donde los actores principales se crecen y dan sentido a su quehacer.

Las circunstancias de la historia son muy importantes para comprender el movimiento de los planos meramente históricos que nos ubican a los lectores para contemplarlo todo como con un gran ojo de pez de gran calidad. Todo se desarrolla en la frontera de con México, finales del siglo XIX, cuando los Estados Unidos tratan de cerrar cicatrices después de su guerra civil, donde la justicia todavía no era un derecho extendido y donde cada uno trataba de ser justo... ¡a su manera! Warlok era un pueblo apeadero que dependía de Bright's City para todos los asuntos legales. De manera que el sherif de Wrlok, no era tal, sino un ayudante del sherif de Bright's City. Que el juez de Warlok no era un juez, sino una especie de personaje erigido o elegido por los vecinos como hombre de paz, pero para dictar sentencia tenían que hacerlo en Bright's City. Sin embargo el pueblo era libre de buscar un comisario que resolviera problemas puntuales, es decir, encomendarle una comisión y que la resolviera, y la junta de vecinos decidían sus capacidades, de pagar sus honorarios y darle carta de normalidad cuando ejecutaba. No tenía autoridad sobre el ayudante del sherif, pero les convenía llevarse bien.

El aoakleyhallutor, Oakley Hall, escribió esta historia para su hijo, que hemsleído cientos de miles de entusiastas de su libros (y cinéfilos también, porque Henry Ford la llevo a la gran pantalla). Cuentan, dicen, que fue para que parte de la historia de Estados Unidos no se perdiera. Fue un prolífico autor de novelas también de suspense y policíacas. Profesor de creación narrativa hizo de su cátedra todo un oficio que dejó plasmada en su obra. Murió en 2008 y desde luego fue un icono de la narrativa estadounidense que atravesó -y que atraviesa-fronteras  y océanos conquistando lectores deseosos de sus historias, a veces lentas, pero siempre muy fructíferas desde el punto de vista del placer de leer. Un estilo narrativo que sin duda es reconocible en la originalidad de exponer sus historias y personajes. Un autor que hay que conocer, leer y aprender.